Acordes Dominantes y Alterados en Guitarra

Además de los acordes Mayores y menores, están los acordes dominantes. En este curso de guitarra online llega el momento de aprender cómo funcionan y vamos a verlo en este artículo. Los acordes dominantes también pueden llevar alteraciones en sus extensiones. Estos son los acordes dominantes alterados.

¿Qué es un Acorde Dominante?

Un acorde dominante es un acorde de cuatro notas, como mínimo, formado por Tónica, 3ª Mayor, 5ª justa y 7ª menor y situado en el V grado de la Tonalidad, que crea tensión o inestabilidad y tiende a resolver sobre la Tónica. Decimos «como mínimo» ya que el acorde dominante básico es el de cuatro notas, sin embargo también se le pueden añadir tensiones a partir de la 7ª superponiendo terceras. O sea: 9ª, 11ª y 13ª.

En la construcción de los acordes dominantes lo más importante es que son acordes Mayores con la 7 menor. Esto último es, básicamente, lo que los define.

La escala básica usada en los acordes dominantes es la escala Mixolidia, que es el quinto modo de la escala Mayor, es decir el Modo Mixolidio de los Modos Griegos.

En un ejemplo con la tonalidad de C (Do Mayor) la escala Mixolidia sería la siguiente:

G – A – B – C – D – E – F – G.

La estructura de esta escala es: T – T – 1/2T – T – T – 1/2T – T.

Por otra parte, hemos dicho que los acordes dominantes están ubicados sobre el V grado de la Tonalidad. No obstante, también pueden aparecer en otros grados, como veremos más adelante, siendo denominados dominantes secundarios. En este caso, aparecen para crear tendencia o tensión hacia otros grados de la Tonalidad que no sean la Tónica.

Los dominantes secundarios se ubican en la quinta justa del acorde al que preceden. Por ejemplo, A7 sería un acorde dominante secundario en la Tonalidad de C y estaría dispuesto justo antes de Dm.

¿Para qué sirve un Acorde Dominante?

El uso de los acordes dominantes es, básicamente, para establecer una zona de tensión sobre la armonía de Tónica. Esto se consigue debido a un intervalo muy inestable que contiene el acorde de dominante, que es el tritono.

Tomando como ejemplo el tono o Tonalidad de C (Do) Mayor, el tritono se forma entre las notas de F y B, ya que entre ambas hay tres tonos enteros. La nota F es la séptima menor de G (nota sobre la cual se forma el acorde dominante de la tonalidad) y B es la tercera Mayor de G.

La nota F está a un semitono descendente de E, la cual es la tercera de C. Y, por otra parte, la nota B está también a una distancia de un semitono, en este caso ascendente, hacia la nota C, tónica de la Tonalidad y del acorde de C Mayor.

Entonces, el intervalo formado por las notas F y B, las cuales son una parte del acorde de G7, tienden a resolver, respectivamente, hacia E y C, notas fundamental y tercera del acorde de C.

Esta distribución de notas del tritono respecto a las notas Tónica y tercera Mayor del acorde de Tónica crea una inestabilidad en el acorde dominante que tiende a resolver hacia la Tónica.

Por lo tanto, un acorde dominante sirve para crear tensión hacia la Tónica. Y también, cuando están dispuestos sobre otro grado de la Tonalidad que no sea el V grado, el acorde dominante sirve para preceder a otro acorde de la Tonalidad, que normalmente está situado a una 4ª justa del dominante. Dicho de otro modo, el acorde dominante siempre estará situado en el V grado del acorde sobre el que resuelve y sobre el que crea tensión.

¿Qué son los Acordes Dominantes Alterados?

Los acordes dominantes alterados son aquellos que incluyen notas que no son de la Tonalidad a la que pertenecen, creando una sonoridad de máxima tensión sobre el acorde al que resuelven. El acorde dominante alterado se cifra o nombra con la abreviatura «alt», por ejemplo, G alt es un acorde de Sol alterado.

Las notas o tensiones del acorde dominante alterado que se alteran son la quinta, la novena y la oncena. La 5ª, en acordes alterados puede ser aumentada o bemol (disminuida). La novena puede ser aumentada o menor. Y la oncena, aumentada. La trecena también es una extensión de los acordes dominantes, Sin embargo no se altera, ya que si fuera, por ejemplo 13b, equivaldría a una 5ªdim. En los acordes alterados de trecena, los intervalos interiores (9ª, 11ª) sí pueden tener alguna alteración. Por ejemplo: G13/9b.

También puedes pensar que la 13ª es el mismo intervalo que la 6ª, una octava alta. La diferencia de un acorde de trecena y una de sexta es que el primero incluye todas las tensiones (7ªm, 9ª y 11ª) y en los acordes de sexta tan sólo se añade este intervalo (6ª) a la triada.

Más abajo están explicados cada uno de los acordes alterados, con sus respectivas posiciones para tocarlos en la guitarra.

Uso de los Acordes Alterados

Las armonías alteradas se utilizan para crear una mayor tensión que el acorde dominante básico sobre la armonía a la que resuelven. Crean una sensación sonora de gran inestabilidad sobre el acorde al que preceden.

También se pueden usar en secuencias de acordes alterados sin llegar a resolver, para establecer pasajes de mucha inestabilidad y sonoridad «tétrica». Normalmente esto se consigue trasladándolos por terceras menores o incluso por segundas y terceras Mayores. Profundizamos más en este tema en el artículo sobre Armonía Simétrica en este mismo blog.

Tensiones Armónicas en los Acordes Dominantes

Las tensiones son las notas superpuestas a la tríada principal, y en el caso de los acordes dominantes, ya que estos están formados por una cuatríada, las tensiones son las notas después de la séptima.

Los acordes que tienen notas más allá de la triada se denominan acordes extendidos ya que añaden extensiones al acorde de tres notas.

El acorde dominante básico es el de 7ª menor, o sea, contiene la Tónica, la 3ª Mayor, la 5ª justa y la 7ª menor. Es igual tanto en Tonalidad Mayor como en menor.

En tono menor el acorde dominante altera una nota de la Tonalidad, ya que la 7ª en la escala menor natural normalmente es menor y, para construir el acorde dominante sobre el V grado de la Tonalidad menor, el cual es menor, se altera su 3ªm y se convierte en 3ªM. Esta nota es la misma que la 7ªM de la Tonalidad y, de esta manera, se consigue el mismo efecto de nota sensible (a un semitono de la Tónica) característico de la Tonalidad Mayor.

Puedes profundizar más sobre este tema en el artículo sobre la Tonalidad y las escalas menores, ya que esta alteración de la 7ª de la Tonalidad menor surge de la escala menor armónica.

Por tanto y resumiendo, la tensiones en los acordes dominantes son aquellas notas que aparecen más allá de la séptima menor, como son la 9ª, la 11ª y la 13ª. También estas mismas, alteradas.

Acordes Dominantes con Séptima en Guitarra

La nota característica del acorde dominante, aparte de la tercera Mayor, es la séptima menor (nombrada en el gráfico de abajo como b7). Todos los acordes dominantes son Mayores y con séptima menor. O sea, están formados por cuatro notas: Tónica, 3ª Mayor, 5ª justa y 7ª menor, las cuales conforman una cuatríada.

Aquí mostramos dos gráficos con las principales posiciones de acorde de séptima dominante. El número 1 indica la Tónica del acorde, mientras que los demás números señalan los intervalos que forman sobre la fundamental (Tónica).

Como se ve en el segundo ejemplo, la 5ª justa se omite en ocasiones en los acordes dominantes. Esto se hace porque la guitarra es un instrumento limitado para la armonía al tener sólo seis cuerdas (máximo seis sonidos simultáneos). Por esto, algunas veces hay que omitir algún sonido. Más abajo veremos cuales son las notas a omitir ( avoid notes) en el caso de que no sea posible tocar todas las notas de un acorde.

Acorde Dominante. Modelo 1.
Acorde de Dominante. Modelo II.

En estos gráficos se muestren los modelos de acorde dominante, sin especificar el tono de cada uno. Aunque si miramos bien, el primero de arriba es un acorde de G7 y el segundo, de D7. Si transportamos este mismo modelo o dibujo de notas a otro traste o posición del diapasón, el acorde cambia, ya que el numero 1 corresponderá a otra nota Tónica.

En la Tonalidad Mayor, si seguimos superponiendo terceras por encima de la séptima se forman acordes de novena, oncena y trecena. Estas tres tensiones (9ª, 11ª, 13ª) son notas de la Tonalidad, en realidad son la 2ª, la 4ª y la 6ª, respectivamente, en una octava más alta.

¿Por qué son 9ª, 11ª y 13ª y no 2ª, 4ª y 6ª? Esto es porque hasta llegar a la 9ª el acorde debe tener la Tónica, la 3ª, la 5ª y la 7ª y para llegar hasta la 11ª debe tener todos esos grados y además la 9ª. Y para la 13ª debe tener todas las notas incluidas la 9ª y la 11ª.

Si no fuera así y a un acorde de 11ª se le llamase de 4ª, no tendría la 7ª ni la 9ª. Lo mismo sucede con los acordes de trecena.

Sin embargo, más allá de la 13ª no tiene sentido seguir añadiendo terceras porque se repetirían las propias notas del acorde.

Tensiones de Novena en Acordes Dominantes

El acorde dominante alterado más básico es el acorde de séptima menor con quinta aumentada, es decir: 7/5#. Este acorde está explicado en el artículo sobre armonía simétrica.

Las tensiones alteradas se producen cuando se alteran una o varias notas del acorde añadiéndoles un sostenido (#) o un bemol (b) y esta tensión es una nota ajena a la Tonalidad. Normalmente estas tensiones alteradas se toman de la Tonalidad menor y se aplican en la Tonalidad Mayor. Esto hace que el color del acorde cambia. Son acordes «raritos» en su construcción, pero su uso, en determinados estilos de música, como el jazz, es bastante práctico.

Este es un ejemplo simple de cómo alterar una armonía de dominante en una Tonalidad Mayor. Por ejemplo, E9# o E9b para resolver a Amaj7 en los dos primeros compases y G9b-G9# sobre Cmaj7, en los compases 3 y 4.

Acorde e guitarra de 9b y 9#
Acordes alterados de 9b y 9#

Ahora vamos a ver más detenidamente cada uno de los acordes de novena:

Acordes de Novena

En los gráficos aparecen varios modelos del acorde de novena sin alterar, en primera posición, esto es, partiendo de la Tónica como nota más grave, y también en inversiones, pero sin Tónica, la cual hemos omitido.

Los acordes de novena pueden funcionar también como acordes menores con sexta y como semi-disminuidos. La diferencia importante está en la nota que se tome por Tónica.

Por ejemplo, en los siguientes diagramas, si omitimos la Tónica (1) el acorde puede ser semi-disminuido (Ø) si se toma como Tónica la tercera del acorde de novena. Es decir, un acorde de C9 sin Tónica puede ser un acorde de EØ.

También, si omitimos la Tónica y tomamos como tal la quinta del acorde, éste se convierte en un acorde m/6. O sea, que un acorde de C9 sin Tónica se puede tocar como un acorde de Gm/6.

Acorde de Novena 1
Acorde de Novena 2
Acorde de Novena 3

Acordes Alterados de Novena

Ahora veremos los acordes de novena cuando es alterada. Se dan dos casos, el acorde de 9b y el de 9#.

El acorde con novena bemol (9b) sin Tónica, puede funcionar como un acorde disminuido (º). O sea, C9b puede funcionar como los acordes disminuidos Edim, Gdim o Bbdim (Eº, Gº y Bbº). Para aprender el funcionamiento de la armonía disminuida, puedes leer el artículo sobre «Armonía Simétrica».

En este acorde se puede usar la escala disminuida en su modo de semitono-tono. Por ejemplo, en C9b la escala sería: C – Db – Eb – Fb – Gb – Abb – A♮ – Bb – C. Como se puede apreciar, la escala lleva la 7ª menor, la 9 menor y las tres notas de la tríada. Esta escala tiene tres modos: la escala de C, la de C# y la de D. A partir de Eb se repite la de C, la de E es la isma que la de C#, y la de F es igual a la de D, etc.

Acorde de novena bemol

El acorde de novena aumentada (9#) también está sujeto a las reglas de la Armonía Simétrica de los acordes alterados. Te remitimos nuevamente el artículo al respecto.

La escala para este acorde es la misma disminuida que para el acorde de novena menor o también una escala con más fuerza que es la escala alterada o Whole Tone también llamada escala de tonos enteros. Como su nombre indica, esta escala no tiene semitonos. Es una escala hexatónica (de seis notas) en la cual todas sus notas están a distancia de un tono entero de la anterior y de la siguiente. Ejemplo: C – D – E – F# – G# – A# – C. Hay dos modos solamente de esta escala, la de C y la de C#, ya que, por su construcción, en los demás tonos, coinciden con alguna de estas dos.

Acorde de novena aumentada

Tensiones de Oncena y de Oncena Aumentada en Acordes Dominantes

Al añadir una nota más a distancia de tercera por encima de la novena, surge el acorde de oncena.

La oncena es una cuarta en la octava superior. El acorde de oncena está formado por Tónica, 3ª, 5ª, 7ª, 9ª y 11ª. Recordemos que, si no se especifica, la 3ª es Mayor y la séptima menor.

La oncena, como la cuarta, es justa y también puede ser aumentada. El acorde de 11# se forma igual que el de 11ª pero con la 11#, es decir: Tónica, 3ª, 5ª, 7ª 9ª y 11#.

La oncena aumentada cuando resuelve hacia la Tónica es una aproximación hacia la 9 de ésta. Esto quiere decir que una buena cadencia de acordes desde la dominante hacia la Tónica sería G11 – G11# y Cmaj9, ya que las nota agudas de cada acorde, respectivamente, serían C (11ª de G) – C# (11ª aum, de G) y D (9ª de C)

Acorde de oncena y acorde alterado de oncena aumentada
Acorde de oncena resolviendo en Tónica y acorde alterado de oncena aumentada resolviendo en Tónica con 7 Mayor y novena

En los acordes de oncena (11), se omite la 3ª Mayor, ya que forma una 9b con la 11 y daría lugar a otro tipo de sonoridad no deseada.

El acorde de oncena tiene una cierta equivalencia con un acorde menor con séptima situado en su 5ª justa. Por ejemplo, A11 con el acorde Em7/A.

En estos gráficos están las posiciones más usadas de acorde de oncena.

Acorde de Oncena 1
Acorde de Oncena 2

Sin embargo, en los acordes de 11# no es necesario omitir la tercera Mayor, la cual forma un intervalo de 9 con la 11.

Acorde de oncena aumentada

Los acordes de oncena y oncena aumentada también pueden contener la novena alterada, con lo cual se producen otras combinaciones como son 11/9b, 11/9#, 11/9b y 11#/9#.

Acorde de oncena aumentada con novena aumentada
Acorde de Oncena aumentada con novena bemol

Acorde de Trecena

Por último, veremos el acorde de trecena. Se forma añadiendo una tercera más al acorde de oncena. El intervalo de trecena es igual al de sexta, sólo que una octava más alta.

El acorde de trecena, por tanto, contiene la Tónica, tercera Mayor, quinta justa, séptima menor, novena Mayor, menor o aumentada, oncena justa o aumentada y trecena.

En el gráfico, dos modelos de acorde de 13ª. El primero con la Tónica en la 5ª cuerda y el segundo, en la 6ª.

Acorde de trecena

Acordes Alterados de Trecena

Además, se pueden dar todas estas combinaciones de acordes de trecena alterados: C13/9b, C13/9#, C13/11#, C13/9b/11#, C13/11#/9#.

Los acordes de trecena con novena bemol (13/9b) y el de trecena con novena aumentada funcionan también como acordes simétricos, ya que se puede repetir por terceras menores y siguen siendo acordes alterados, aunque con diferentes alteraciones en cada posición.

Acorde de trecena con novena menor

Lista de Acordes Dominantes Alterados

Por consiguiente, la lista de todos los acordes dominantes alterados más usados es la siguiente:

Acorde alterado:

  • Novena: #9, b9
  • Oncena: #11, #11/b9, #11/#9
  • Trecena: 13/b9, 13/#9, 13/#11/#9, 13/b9/#11

Un acorde alterado que lleve cualquiera de las alteraciones en la quinta o la novena se puede cifrar con el atributo «alt» después de la nota que le da nombre. Por ejemplo, C alt.

Dominantes Secundarios

Los acordes dominantes secundarios son aquellos que no resuelven sobre la Tónica, sino que lo hacen sobre otro grado de la Tonalidad.

Por ejemplo, en la Tonalidad de C Mayor aparece un acorde de B7 que precede a E menor. Este B7 es un acorde secundario ya que resuelve en un grado de la Tonalidad que no es la Tónica, sino, en este caso, el III grado.

Se pueden usar también precedidos de un acorde menor construido sobre su 5ª justa. De esta manera se crea una pequeña progresión (II-V-I) hacia el acorde al que resuelve. Por ejmplo, para pasar de C a Dm se puede intercalar el acorde de A7 como dominante secundario y, antes de A7 se pude también añadir Em7. Entonces la cadencia es: A – Em7 – A7 – Dm.

Acordes Suspendidos

Un acorde suspendido se produce omitiendo la tercera y sustituyéndola por la cuarta justa. El cifrado de este acorde es sus4. El acorde dominante suspendido demás lleva la séptima menor y su cifrado es: 7/4 o 7sus4.

La diferencia de este acorde con el de oncena es que no lleva la novena. O sea, las notas que componen el acorde sus7 son: Tónica – 4ª – 5ª – 7b.

Acorde suspendido
Acorde 7sus4

¿Qué Escalas Usar para los Acordes Dominantes y Alterados?

La escala básica para los acordes dominantes o acordes de séptima es la Mixolidia, o sea el Modo Mixolidio de la Tonalidad Mayor. Esta escala se caracteriza por tener la tercera Mayor y la séptima menor. Estas son las dos notas que definen el acorde dominante, ya que es un acorde Mayor con séptima menor.

Para los acordes alterados se usan varias escalas: la Lydian 7 bemol, la Superlocria, la escala disminuida, escala aumentada, etc.

Estas escalas las puedes consultar en los artículos correspondientes a las escalas de guitarra, en los que están explicadas y representadas en gráficos para guitarra. Más concretamente, estas escalas para los acordes alterados están explicadas en el artículo sobre escalas menores.

Notas a omitir (avoid notes) en los acordes dominantes

En los casos en los que las seis notas posibles simultáneamente en la guitarra no sean suficientes para tocar todas las notas de un acorde, hay una jerarquía de notas a omitir, también llamadas avoid notes. También se puede dar este caso en acordes de digitación más complicada en los que no sea posible tocar todas las notas.

La primera nota a omitir es la quinta del acorde. Y también la Tónica. Esto puede parecer ilógico, pero la quinta resuena constantemente en los primeros armónicos de la Tónica, es decir, el oído «la supone», la infiere ya que en realidad está de una forma tácita.

Y la Tónica, por su parte, sobre todo cuando se toca en grupo, está por todas partes, en el bajo, el piano, etc. También está su sonido elípticamente, ya que todos los intervalos de los demás acordes, hacen tienen tendencia hacia ella, entre otras cosas por la sensible. Sin embargo, no es recomendable omitir la séptima ni la tercera.

En el caso de los acordes de oncena, se puede omitir la tercera, ya que forma una novena menor con la 11, pero si se tocan juntas, este acorde suena con mucho mas color, para algún efecto sonoro. Por supuesto, también se puede evitar la quinta.

En los acordes de trecena, se omite la quinta, y la 11ª.

Si tocamos con un bajo, en muchos casos podemos omitir la Tónica.

Conclusión

Los acordes dominantes alterados tienen una sonoridad que produce mucha tensión hacia la zona de reposo, como son los acordes en función de Tónica, ya sea la propia Tónica o sus relativos, sobre todo el segundo relativo, que se encuentra en el III grado de la Tonalidad (Em7 en Tonalidad de C).

Su formación y las notas que los componen dan lugar a repeticiones en divisiones de la octava matemáticamente perfectas, como es por terceras menores o por tritonos. Esto se explica más ampliamente al estudiar la Armonía Simétrica.

Por último, una regla de oro: todo acorde alterado se puede sustituir por otro también alterado construido sobre su 5ªb. Esta sustitución tritonal se puede repetir cuanto deseemos mantener la situación de tensión y lo estudiamos con más detalle en el artículo Ritmo Armónico.

Respecto al Ritmo Armónico, un acorde alterado puede desplazarse por semitonos. Esto es, se pueden usar los acordes alterados cromáticamente descendentemente, debido a que el acorde cromático intermedio es la sustitución tritonal del acorde dominante (V grado) del siguiente acorde descendente.

Por ejemplo: I – VIm – II – V. En esta cadencia o progresión armónica, si sustituimos algún acorde por un dominante alterado construido sobre su 5ªb, llegamos esta otra: I – IIIb alt – II – IIb alt.

Es este ejemplo, hemos sustituido el VIm por un acorde alterado sobre su 5ªb, o sea IIIb alt. Y el V también, dando como resultado un IIb alt.

A su vez, sustituyendo el II, nos da esta progresión: I – IIIb alt – VIb alt – V. Y de esta manera, podemos probar con otras fórmulas usando el mismo sistema.

2 comentarios en «Acordes Dominantes y Alterados en Guitarra»

Deja un comentario